jueves, 6 de diciembre de 2012

Una de cal y otra de arena.


Hace unos días el Gobierno concedía a Extremadura la Placa al Mérito Turístico en destinos emergentes, noticia bien recibida por el sector turístico de la Comunidad pero que sin embargo, y los que nos dedicamos a esto lo sabemos bien, no significa que no quede mucho camino por recorrer para que esta tierra llegue a ser un destino turístico de primer nivel comparable a otras comunidades o zonas de España.

Por eso, y después de esta distinción, no entendemos que, si somos un destino emergente, ahora se nos diga, de repente, que, para ayudarnos a  seguir emergiendo hasta conseguirlo del todo,  posiblemente dos de nuestros Paradores puede que cierren varios meses al año.

Uno, el de Guadalupe,  nos toca muy de cerca, ya que es miembro, desde el principio, de nuestra asociación. Es por eso que desde Geovilluercas nos solidarizamos con este parador y con la lucha que sus trabajadores van a emprender para evitar que esto suceda.

Las consecuencias negativas que, para Guadalupe en particular y el Geoparque en general, podría traer el cierre de este establecimiento varios meses al año son demasiadas como para que los responsables de esta decisión no se lo piensen dos veces o todas las que haga falta hasta ver las cosas con un poco más de claridad.

La primera y más importante, por supuesto, la de todos los trabajadores que se quedarían en una situación laboral bastante precaria y con un futuro bastante incierto, puesto que parece ser que nadie les aclara lo que podría pasar de aquí a un tiempo.

Otra, la pérdida de un turismo de calidad, de un nivel cultural y económico medio-alto que es el que demanda otro tipo de servicios a parte del alojamiento y la restauración y que generalmente se interesa por el entorno en el que se encuentra y se queda a conocerlo, algo que, con la reciente declaración de la zona como Geoparque, interesa y mucho para el desarrollo turístico de nuestra comarca.

Lo que tampoco vemos claro desde la asociación es los meses que supuestamente cerraría. En otros destinos de playa o de nieve, en los que la temporalización turística está muy definida podría entenderse, pero en Guadalupe eso es imposible, aquí hay determinados meses de temporada baja y alta pero no son consecutivos, hay puentes y fines de semana muy buenos y muy señalados y otros no tanto repartidos a lo largo de todo el año y hay celebraciones religiosas, de bodas, temporada de caza, etc, etc, etc. sería muy complicado decidir qué meses se cierra y cuáles no.

Y, por supuesto, tampoco es bueno para el resto de alojamientos tanto de Guadalupe como del entorno (como a alguno podría parecerle) que el parador cierre, ya que Paradores tiene un público bastante fiel y definido que, en muchas ocasiones, ni siquiera vendría a conocer la zona si no existiera el Parador (muy especialmente también viajeros extranjeros). Lo que limitaría mucho que pudiera conocer otros alojamientos o que decidiera volver y alojarse en ellos en otra ocasión.

Desde esta asociación hemos visto, con ilusión, crearse nuevas empresas turísticas: restaurantes, servicios, alojamientos, etc., pero desgraciadamente también vemos, demasiado a menudo, como otras cierran por unos u otros motivos, pero casi siempre relacionados con aquello de que “no es oro todo lo que reluce” y que por mucho que nos creamos y por algunas cosas que se hayan conseguido últimamente, el desarrollo turístico de esta zona tiene todavía un largo y difícil camino por delante.

Si se produce el cierre del Parador de Guadalupe por unos meses será un nuevo mazazo a este desarrollo turístico por el que tanto estamos intentando luchar a pesar de las zancadillas, los frenos y las decepciones.

En demasiadas ocasiones hemos oído en boca de importantes políticos de esta comunidad, de unos y otros partidos, que esta es la comarca que está a la cola de todas las demás de Extremadura. No nos preguntaremos qué no se ha hecho hasta ahora para que esto sea así, pero sí esperamos que dejen de tomarse decisiones como ésta para que, de una vez por todas, dejemos de ser el último de la fila. Nos lo deben.

José Antonio Montero García.
Presidente de Geovilluercas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son moderados por el administrador del blog antes de su publicación.